ENTRADA DEL BLOG

Educación Positiva. Educar desde las fortalezas

education and book concept - close up of female hand holding open green book with big plan

Algunas de las principales críticas si evaluamos la educación en las aulas hoy en día se centran en el estilo de aprendizaje. Poco creativo y que fomenta el aprendizaje memorístico y en el papel del alumnado como sujetos pasivos, en lugar de como protagonistas del proceso. Por eso es clave conocer de qué hablamos cuando nos referimos a la educación positiva, ya que supone un cambio total de paradigma.

La educación tradicional se ha centrado en subsanar las carencias. Por ejemplo, si la alumna obtiene malas calificaciones en inglés apuntarla a clases extraescolares de ese idioma. Sin embargo, educar en positivo supone entre otras cosas. Focalizarnos en las materias, actividades y tareas con las que el alumnado disfruta y por tanto, se le dan bien.

Evidencias neurológicas señalan que para aprender, las personas necesitan emocionarse. En concreto, los conocimientos se almacenan en el lóbulo frontal, mientras que las experiencias (cómo nos hemos sentido mientras aprendíamos algo) se almacena en el cerebro límbico, mucho más ancestral y por tanto determinante. Si queremos que el aprendizaje sea significativo, no memorístico, necesitamos que además disfruten haciéndolo y para ello es clave identificar sus talentos innatos. Lo que Seligman denominó fortalezas personales.
Pero educar en positivo no solo hace referencia a la manera en la que como educadores transmitimos los aprendizajes (contenido de las asignaturas), sino también a la manera de relacionarnos con el alumnado y crear un ambiente constructivo en el aula o grupo.

Hablamos entonces de disciplina positiva. Este paradigma propone cambiar el foco que de manera tradicional se ha puesto en el castigo y el miedo. Cuando los niños desobedecen en clase, en ocasiones se les castiga, humilla, avergüenza o chantajea. Esto puede resultar eficaz a corto plazo, pero el precio es crear niños que manejan las relaciones personales desde el miedo.

La propuesta es sustituir el miedo por dos fuentes muy potentes de enseñarles a moverse en este mundo: el afecto y la confianza. Educar en positivo supone entender que el respeto, la cooperación y el resolver los problemas a través de procesos afectivos (empatía, control de impulsos) y también efectivos son capacidades imprescindibles como maleta para la vida personal y las relaciones interpersonales.

En definitiva, educar en positivo implica asumir que, tan importante como qué queremos que sean es cómo queremos que sean.

Nuestro curso online está adaptado a profesionales del ámbito educativo. Puedes solicitarnos información sin compromiso del curso de Educación Positiva, en nuestra web PINCHANDO AQUÍ MISMO Muchos profesionales se han beneficiado ya de nuestras formaciones y el nivel de satisfacción es realmente alto.

Esther Sevilla

Esther Sevilla

Psicóloga especializada en EMDR y terapia positiva at Instituto Europeo de Psicología Positiva
“Lo que me apasiona de la psicología es que me permite poder acompañar a las personas
en sus procesos de crecimiento personal. Poder contribuir en algo tan importante como
aliviar el sufrimiento, reparar su dolor o ver cómo florecen a partir de un mal momento es
lo que me motiva para seguir mejorando. Aprender de ellos, ver que cumplen sus
objetivos y pueden mejorar sus índices de bienestar son mis mayores satisfacciones”
Esther Sevilla

Latest posts by Esther Sevilla (see all)

Cuéntanos tu experiencia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies