ENTRADA DEL BLOG

IRA: El control de los demás

ira

Como muchos sabéis, la ira es una herramienta de defensa, que  causa un gran  malestar en la personas que la presentan. Indiferentemente del sexo, la edad, etc. La personas que no son capaces de controlar sus emociones y estados de enfado sufren severas  consecuencias. No sólo en su entorno  psicosocial (en el trabajo, la familia, la escuela, el grupo de amigos, etc), sino también a nivel psicoemocional.

Una de las principales consecuencias que padece una persona que no controla sus emociones,es el sentimiento de culpa, que nace en la persona después de un ataque de Ira.

Además del miedo (que no respeto) que el entorno experimenta y muestra  hacia la persona que presenta ataques de ira frecuentes. La soledad y  el rechazo o aislamiento social son parte de la consecuencias que lleva consigo esta herramienta de defensa. Es adquirida por miedos e inseguridades internas. Estos miedos e inseguridades, en diversas ocasiones han sido aprendidos y heredados del  núcleo familiar.

No voy a definir  en este post, qué es la ira. Todos y cada uno de los que estáis leyendo este artículo, sabéis perfectamente qué es. Sí me gustaría poder ofreceros una técnica que uso mucho con las personas que acuden a verme. Cuando presentan serias carencias a la hora de controlar esta emoción básica.

El ejercicio se realiza en dos intervenciones en una única sesión. 

1. Interiorización y aceptación de los actos como propios.

Le pedimos al paciente/cliente que nos ponga un ejemplo del último enfrentamiento o ataque que haya padecido.

Nota: es importante que nos cuente con detalle y paso a paso  el hecho vivido, quiénes estaban, dónde se encontraba, cuando empezó a sentir que empezaba a perder el control, etc.

  • Cuando la persona nos detalle los hechos, es importante que repitamos en voz alta y mirándole a los ojos  la reacción que ha tenido, Por ejemplo:” y entonces me puse a gritarle”, y tu le dices,” ¿entonces le gritabas?”, y le dejas que responda. “Y es en ese momento  es cuando le levanté la mano y le dí”,  y le preguntas, ¿Entonces le pegastes?, etc.
  • Cuando nos lo haya narrado, le pedimos por favor que describa con palabras cómo se sentía en ese momento, durante su ataque.
  • Le pedimos también, que narre qué consecuencias tuvo en las otras personas.
  • Pediremos  que nos cuente qué consecuencia directas  tuvo para él o ella ese ataque de ira, nada más tenerlo.
  • Y por último. que nos describa, qué consecuencias tuvo para él o ella ese ataque de ira, pasados unos días.  

Generalmente, las personas que han sufrido un ataque de Ira, suelen sentir vergüenza.

La sienten sobre el comportamiento que han tenido y suelen evitar la aceptación e interiorización de los hechos.

Por ello y con el fin de conseguir que el paciente/cliente sea consciente de la gravedad de sus actos, es importante realizar la primera parte del ejercicio acompañando.

2. Identificación del control externo.

Es el  momento del anclaje del cambio y concienciación de su vulnerabilidad. Para ello le narramos un resumen de la historia que nos ha contado,  le decimos lo siguiente:

Cuando pierdes el control, ¿No te das cuenta de que es la otra persona, ya sea de manera  consciente o inconsciente, la que está controlado tu estado?. Está controlando tu vida, tus emociones. Esa persona  suele estar frustrada, necesita descargar sus propias frustraciones o malestar y para ello te usan a tí. Decidiendo cuándo debes estallar y perder la razón y cuando no.”

Dejas unos minutos de reflexión. Más tarde le pides, que piense  cuál era el objetivo de la persona,  con la que  perdió el control. (En el ejemplo que te narró ( internación 1)).

Ya tenemos localizado uno o varios posibles objetivos. Le pedimos que piense en una persona de su entorno que siempre esté contenta, tranquila, etc. Cuando haya dicho el nombre  le preguntas “ ¿Tú crees que (nombre de la persona de referencia) no se enfada o se no siente alterado en ocasiones? La diferencia entre (nombre de la persona de referencia) y tú, es que (nombre de la persona de referencia) tiene herramientas de huida.  

Es decir, cuando alguien le intenta atacar, consciente o inconscientemente, (nombre de la persona de referencia) decide o bien transmitir sus sentimientos y emociones de modo calmado, o se marcha de la persona o entorno en el que se siente atacado, porque el tiene el control de la situación, y no va ha permitir dárselo a nadie. Si tu tienes clara tu postura y crees que tienes razón, no intentes convencer a nadie, simplemente expón tu punto de vista y si no te dejan o te escuchan marcharte, porque no estais hablando el mismo idioma y perderás el control”.

Para saber si ha entendido el proceso, le pides que explique el ejemplo que te contó anteriormente. Pero esta vez pensado qué habría pasado si él hubiese tenido el control de su vida.

Una vez finalizado el ejercicio, el paciente/cliente ha conectado y se ha producido un cambio en sus procesos internos. Igualmente hasta que el cambio se logre de manera natural, le ofrecemos herramienta de ayuda por ejemplo:  “ Time out” o “ canción de marcha”.

“Time Out”

Cuando el paciente/cliente se encuentre en una situación en la que empieza a sentir la alerta de que empieza o puede empezar una situación de conflicto y por tanto perderá el control, le decimos que repita las siguiente palabra.

Perdoname, pero no quiero perder el control, así que me voy a marchar y ya hablaremos en otro momento”.

Esto lo repetirá tantas veces como necesite, sin decir nada más, hasta conseguir marcharse, evitando el conflicto. Es mejor que se marche y evite una situación que no sabe controlar, porque al marcharse, está controlando,  sin darse cuenta, la situación.

Ejercicios tan útiles como éstos son los que, podrás aprender y experimentar en el Curso de Experto en Coaching de Fortalezas. Si quieres información sobre qué requisitos tienes que cumplir para poder acceder a esta formación universitaria, no dejes de preguntarnos.

“La educación no es preparación para la vida; la educación es la vida en si misma” John Dewey

DESCUBRE HERRAMIENTAS ÚTILES 

Rosa Becerril

Rosa Becerril

Me apasiona poder ayudar a las personas a alcanzar su equilibrio y su felicidad en las diferentes etapas de la vida. La felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace y lo que uno es.
Rosa Becerril

Cuéntanos tu experiencia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies