ENTRADA DEL BLOG

La mente del aprendiz. Mindfulness

Retro style image of male hands in business suit trying to find a solution to a problem by arranging and matching puzzle pieces on a textured rustic wooden desk, top view.

¿Haces grandes esfuerzos por intentar evitar emociones o situaciones que te hacen daño o te desagradan?

Normalmente creemos que tenemos el control sobre las experiencias negativas e intentamos evitarlas. También suprimirlas o distraernos de ellas para que pasen lo antes posible. Sin embargo, esta actitud no nos libera del dolor. Nos genera grandes dosis de frustración al ver que no somos eficaces en nuestro intento por modificar estas sensaciones.

Además, al no prestar atención a la experiencia nos perdemos los matices positivos que puedan estar entrelazados con sensaciones negativas.  Aunque parezca impensable que los haya. Los hay. 

Uno de los aprendizajes clave derivados del mindfulness es la “mente del aprendiz o mente del principiante”, se trata de una actitud que nos permite reconocer lo que está sucediendo y experimentar la realidad sin vincularnos emocionalmente con ella.

Practicar la mente del aprendiz significa dejar los juicios a un lado y contemplar las cosas de un modo diferente, con curiosidad, como si fuese la primera vez que las vemos.

De este modo, vamos a intentar abandonar las expectativas relacionadas con experiencias previas y asumir una perspectiva de observador imparcial, sin poner etiquetas a las sensaciones que vengan, como si fuese la primera vez que vamos a explorar esa sensación.

Para practicar la “mente del aprendiz” te propongo un ejercicio:

Hazte con un alimento que no te guste. Por ejemplo, una uva pasa.

Una vez que lo tengas imagínate que eres un extraterrestre que acaba de llegar a nuestro planeta, y nunca antes habías visto ese alimento. Tu misión será elaborar un exhaustivo informe utilizando los 5 sentidos para explorar el alimento elegido, centrándote en las sensaciones que te produzca sin juzgarlas.

Es importante invertir al menos 2 minutos en extraer la máxima información posible.

Una vez hayas acabado intenta responder a estas preguntas:

¿Ha sido tan aversivo como esperabas?

¿Ha cambiado algo al no resistirte a las sensaciones desagradables?

¿Calificarías el malestar como una experiencia más tolerable?

Tanto si quieres mejorar la gestión del estrés, como si quieres ser más consciente de tus puntos fuertes y reforzarlos, o quieres aprender a disfrutar más del día a día, este tipo de técnicas te ayudarán y aportarán formas específicas y concretas para lograrlo conseguirlo. Puedes hacerlo con una formación muy práctica y que se adapta completamente a tu horario, donde Aroa Ruiz, mi compañera Experta en Mindfulness te acompaña paso a paso y tutoriza tu aprendizaje para que puedas instaurar hábitos saludables para conseguir una mayor armonía y manejar mejor lo nos ocurre….¿Te atreves a iniciar el camino del cambio?

Puede ver más sobre el CURSO y las TÉCNICAS pinchando aquí mismo. 

Cuéntanos tu experiencia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies